Palabras de Lorenzo Córdova en la firma de Convenio Marco del Sistema de Verificación de Datos de Credenciales de Elector, entre el INE y el Colegio de Notarios del Estado de Jalisco

Escrito por: INE
Tema: Consejero Presidente

Muy buenos días a todas y todos. Maestro Roberto López Lara, Secretario General de Gobierno en representación del Gobernador Constitucional del Estado de Jalisco; el Maestro Jorge Aristóteles Sandoval Díaz; Diputado Salvador Caro Cabrera, Presidente del Honorable Congreso del Estado de Jalisco; Maestro Ricardo Suro, Magistrado Presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.

Mi estimado Adrián, Licenciado Adrián Talamantes Lobato, Presidente del Consejo del Colegio de Notarios del estado; Maestra Leticia Margarita Domínguez López; Licenciado Fernando Agustín Gallo Pérez, distinguidos notarios e integrantes del Consejo de este Colegio.

Quiero comenzar con un agradecimiento y con una disculpa o con una disculpa y con un agradecimiento.

A pesar de que en efecto, este es el primer documento de esta naturaleza que suscribimos con algún Colegio de Notarios, bueno, lo hacemos tres meses tarde porque digamos en el marco de la Feria Internacional del Libro pasada teníamos planeado este evento, pero un mandato judicial me obligó a sesionar en la Ciudad de México y tuvimos que posponerlo, así que una disculpa en ese sentido, pero un agradecimiento porque para nosotros, no nada más por la relevancia de la suscripción de este documento, sino además por el momento, es particularmente relevante en la lógica de explicación del propio proceso electoral.

Y como el objeto de fondo, es decir, el objeto material que permite sustentar este convenio, es justamente la base de datos del padrón electoral me permite en un momento muy oportuno, a cuatro meses menos un día de la jornada electoral más grande de nuestra historia, poder hablar, entre otras cosas, de las virtudes y de la robustez de nuestro padrón electoral. Así que muchísimas gracias, de antemano, por la oportunidad y de nueva cuenta una disculpa por el retraso en la suscripción de este convenio.

A lo largo de 25 años, el Estado mexicano ha logrado la conformación de uno de los padrones electorales más confiables y seguros del mundo. Hace unas semanas tuvimos una reunión con el Comité Técnico que está auditando el padrón electoral y me dijo que podría, sin lugar a dudas, poder decir que es el mejor padrón electoral de los que existen en el mundo.

Prefiero por cautela nada más son ellos, los científicos, son ellos los técnicos y en todo caso decir que tenemos uno de los más confiables y seguros.

Han sido años y años de perfeccionar los procedimientos y herramientas para el registro, verificación, validación y depuración de los datos de las y los ciudadanos que confían su información personal a la autoridad electoral.

En este lapso, la calidad y seguridad del padrón electoral se ha visto fortalecida paso a paso gracias a la incorporación de nuevas tecnologías, tanto ‘para la verificación de los datos alfa numéricos e imágenes que se ingresan a la base de datos del padrón electoral, como para la producción de la credencial para votar.

Permítanme poner un par de datos sobre la mesa: el 98.5 por ciento de las y los mexicanos mayores de 18 años, están inscritos en nuestro padrón electoral. Y esto lo convierte en el padrón electoral, en el listado de electores, y por ende de ciudadanos, con mayor cobertura de los que hay en el mundo.

Solamente un dato comparativo. Los listados de electores que se utilizaron en las elecciones de 2016 en Estados Unidos, recuerden que ahí cada estado administra su propio padrón electoral, tenía una cobertura promedio de 70 por ciento.

El nuestro se acerca prácticamente a la totalidad de las y los mexicanos mayores de 18 años. Y la totalidad de estos registros tienen imagen del rostro y 65 por ciento de los mismos contiene la información biométrica de 10 huellas dactilares.

El resto, que es una cifra cada vez menor, todos los días con la actualización de los datos, la caducidad de la credencial, se están sustituyendo registro de dos huellas por registros de 10 huellas.

Estimamos que aproximadamente dentro de 2 años la totalidad de los más de 90 millones de registros que tiene el Padrón Electoral serán ya registros decadactilares, con biométricos decadactilares.

La confiabilidad que se ha logrado con el Padrón y la credencial para votar ha permitido que esta credencial sea utilizada, como ya se ha mencionado, como el principal instrumento de identificación de las y los mexicanos en los trámites que realizamos en nuestra vida cotidiana, y en las operaciones que las personas de 18 años y más llevan a cabo con las instituciones públicas.

Tal es la confianza que se ha logrado en la base de datos del Padrón Electoral y de la credencial para votar que ha motivado que el Instituto Nacional Electoral haya suscrito diversos convenios de colaboración con varias instituciones públicas, con organismos del sector financiero y del sector privado, por cierto, esto que hoy es una realidad en primera instancia con el Colegio de Notarios del Estado de Jalisco, a partir de agosto próximo será un trámite obligatorio para cualquier trámite bancario con cualquier institución financiera del país. Esto es una directriz reciente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

También nos hemos suscrito con organismos, decía, o diversos organismos del sector privado, para proporcionar el servicio de verificación de datos de las personas en las que se realizan transacciones bancarias, comerciales, jurídicas, e incluso, hay que decirlo, en algunos casos hasta para la identificación de cuerpos, de cadáveres de personas desaparecidas.

Tal es el caso, por ejemplo, del convenio que hemos suscrito con el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, precisamente para identificar, a partir de la biometría, cadáveres desaparecidos.

Así de amplio ha sido el abanico de la función social que se ha realizado con el padrón electoral y con la credencial para votar. Es importante subrayar que, en todos estos convenios, como ya se mencionaba, se ha salvaguardado escrupulosamente la confidenc8alidad de los datos personales que los electores han confiado al Instituto Nacional Electoral, y esto cuenta ya en su momento con un dictamen que avala esa confidencialidad por parte del INAI.

Esta confianza en la base de datos del padrón y la credencial es la que nos ha motivado en diversos momentos a establecer convenios de colaboración con el gremio de los notarios, y eso es justamente lo que nos motivó, en junio del año pasado, a establecer el convenio de colaboración que el día de hoy estamos haciendo público.

Con base en este convenio, el Instituto Nacional Electoral, como se mencionaba, verificará, a través de la herramienta informática que hemos venido desarrollando, la validez de los datos contenidos en la credencial para votar, así como la identificación biométrica a través de la huella dactilar, de todas aquellas personas que acudan a realizar algún trámite ante las distintas notarias agremiadas bajo el Colegio de Notarios de este estado.

Para ello, el Instituto Nacional Electoral se compromete, como también se mencionaba, a capacitar el personal que determine el Colegio de Notarios del estado en el uso de la herramienta informática diseñada, para los efectos de este convenio.

Este servicio, creo que es importante subrayarlo, no implica que el Instituto Nacional Electoral proporcione información confidencial de los ciudadanos, ni acceso directo a la base de datos del Padrón. Si no estamos hablando de un mero mecanismo de validación, de autenticación, tanto de los datos de la credencial como de la identidad biométrica del portador de la misma.

En el mismo sentido, el convenio establece las prohibiciones respectivas para compartir este servicio, aunque creo, bueno, así hemos venido caminando, que desde ahora se puede decir que este tipo de autenticación entre distintas bases de datos, constituye la base sobre la que el Estado mexicano está construyendo el servicio de identidad hacia el futuro.

La base de datos del Padrón Electoral, si bien no es la única base datos de información personal, incluso biométrica del Estado mexicano. Sí por mucho es la más grande de las que existen en el país.

Decía, nuestro Padrón Electoral hoy tiene alrededor de 90 millones de registros, la siguiente base biométrica que le sigue, digamos, en posesión al resguardo del Estado mexicano, de información de las personas es la del IMSS con alrededor de 20 millones de registros.

Eso habla por mucho que la base del futuro sistema de identidad fundado, insisto, en esta lógica de autenticación es justamente el Padrón Electoral que resguarda y administra el Instituto Nacional Electoral. Contribuir a la legalidad de las operaciones en las que se utiliza la Credencial para votar, hay que decirlo también, no sólo es un acto digamos, de gentileza y generosidad.

Es la mejor manera, estamos seguros desde el INE, de defender la confianza obtenida por la Credencial para votar y de seguir posicionándola como el principal medio de identidad de las y los ciudadanos mexicanos. Por cierto, es el único con este alcance que también es gratuito. Para el Instituto Nacional Electoral la relación que se ha venido construyendo con el gremio de los notarios representa para nosotros una alianza estratégica también para la certeza de los procesos electorales.

Y esto es así porque los notarios y el INE compartimos algunos principios en el desempeño de nuestras atribuciones, es el caso de los principios de certeza, legalidad, independencia y objetividad que nos hermanan en el funcionamiento y consolidación de la vida democrática.

Permítanme concluir con una reflexión sobre la importancia de uno de esos principios y por eso el agradecimiento y el, tal vez, abuso con el que me disculpo de este importante acto para poder hacer una reflexión sobre el momento que atraviesa la vida mexicana.

Permítame con una reflexión sobre la importancia de uno de esos principios en todas las etapas del proceso electoral que está en curso, Proceso Electoral más grande de nuestra historia vista la concurrencia inédita de las elecciones locales con las elecciones federales.

El principio de certeza, que como ya se mencionaba, por cierto, alimenta la razón de ser también a la función notarial, porque sustenta el principio de seguridad jurídica.

En el INE estamos trabajando para que el proceso electoral de 2018, además de ser la elección más grande de la historia y probablemente la más competida, sea también la más explicada.

Estamos convencidos que las autoridades electorales debemos dar certeza en cada etapa del proceso electoral: certeza en la organización del proceso mismo, certeza el día de las votaciones, certeza en la instalación de las casillas, certeza durante el cierre de este y certeza en la misma noche de la jornada electoral para evitar, como ha sucedido en otras ocasiones, que el silencio institucional sea ocupado por rumores por diferencias eventuales entre las múltiples encuestas que pueden difundirse y eventualmente utilizarse políticamente.

En el INE queremos contribuir a esa certeza para impedir que la incertidumbre propia de una contienda electoral, por cierto, la única incertidumbre que se vale en la democracia, incertidumbre respecto de quién ganará una elección, contienda que pinta para ser intensa y competitiva, pueda traducirse en un momento de duda en el sistema electoral.

Esa incertidumbre a nadie le conviene y por eso de la mano del tribunal electoral hemos venido construyendo soluciones para generar información cierta y precisa la misma noche de la elección.

Por eso estamos convencidos que generar esa información, pero, sobre todo, no sólo cierta y precisa, sino también oportuna es la mejor manera que tenemos para que la elección más grande de nuestra historia democrática sea también a la par de la más explicada, la más cierta y la más libre de nuestra historia.

Y esa es una de las razones que justamente nos llevan de cara a esta elección difundir la certidumbre, la fortaleza, la robustez de nuestro padrón electoral, no es solamente un insumo que nos permite brindar una serie de servicios, digamos a la vida cotidiana a la misma sociedad, sino que al hacer eso al justificar a nuestro padrón electoral como una poderosa herramienta de identificación que tiene múltiples, que puede brindar múltiples servicios más allá de los ejercicios de los derechos políticos electorales es la mejor manera de ir construyendo certeza en torno al proceso electoral que se nos viene en frente.

Las dudas sobre el padrón electoral no abonan en la certeza que se requiere durante las elecciones, por eso al utilizar este padrón, difundir del uso del padrón, en digamos funciones como las que podrán desplegarse a la luz de este convenio es también una manera de ir defendiendo y explicando esta elección, así es que de nueva cuenta arranco como expliqué, gracias por la oportunidad no solamente de poder contribuir con una función esencial para la seguridad jurídica y la vida cotidiana, sino también para que este sea un momento en el que de cara a la elección podamos hablar como, no hay otra manera de hacerlo, bien de nuestro propio Padrón Electoral.

De nueva cuenta, muchísimas gracias.

Versión estenográfica de la intervención del Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova, en la firma de Convenio Marco del Sistema de Verificación de Datos de Credenciales de Elector, entre el INE y el Colegio de Notarios del Estado de Jalisco

-o0o-