“¿Habrá nuevos partidos políticos nacionales?”, artículo de Dania Ravel, publicado en El Sol de México

Escrito por: INE
Tema: Home

Cada vez es más frecuente que la crítica a la democracia mexicana se centre, particularmente, en el funcionamiento del sistema de partidos políticos. Sobre todo porque estas entidades deben funcionar como los principales (aunque no los únicos) articuladores de los intereses sociales frente a las decisiones de todo Estado democrático.

 Esto se explica porque uno de los componentes fundamentales para legitimar cualquier democracia está en la participación efectiva de su ciudadanía en los asuntos públicos, donde destaca la elección de sus representantes. Pensemos que, a mayor participación ciudadana, tendremos instituciones políticas con mejor nivel de representatividad y, por ende, dotadas de mayor legitimidad para enfrentar los retos nacionales. Sin embargo, para que esto sea posible, deben darse las condiciones que permitan la existencia de estas estructuras depositarias de la voluntad popular, a fin de que los intereses colectivos se materialicen en acciones de gobierno, impulsadas por alguna agenda política compartida.

 

Por todo lo anterior, no es ninguna banalidad fortalecer un modelo político que consolide un sistema de partidos competitivo, pues, con ello, es posible darle voz a la pluralidad de una sociedad compleja como la nuestra, donde cada ente político represente las distintas caras de las muchas que tiene la sociedad mexicana, así como sus múltiples perspectivas, ideologías y visiones, con el objetivo de que éstas tengan un cauce institucional y legítimo para expresarse.

 La complejidad en ello está en que debemos considerar que los contextos cambian, no son estáticos, y las fuerzas políticas que pretenden perdurar deben adaptarse a esas nuevas realidades que evolucionan junto con la sociedad. Para perdurar, deben lograr que en ellos se refleje algún rostro de toda esa pluralidad que se renueva y que sigue transformándose.

 Esto no es cosa sencilla, ya que los partidos deben ser capaces de percibir cuando surgen nuevas visiones o intereses colectivos para seguir siendo una representación política, no sólo auténtica, sino vigente, y tener así el apoyo de las y los ciudadanos en momentos cruciales.

 Tan necesario resulta lo anterior, que los partidos no tienen la garantía de conservar su registro de forma permanente al paso de los años, sino que están obligados, entre otras cosas, a conservar un número mínimo de afiliados y a obtener por lo menos el 3% de la votación válida emitida en alguna de las elecciones federales.

 Recordemos que tras la elección del 1 de julio pasado, dos partidos políticos no alcanzaron este umbral mínimo para conservar su registro. La determinación para el caso de Nueva Alianza fue definitiva tras el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación el 21 de noviembre de 2018[1], por lo que sólo la situación de Encuentro Social se encuentra pendiente[2].

 En este panorama, si bien algunos partidos se van de la escena política, otros tienen la posibilidad de llegar y constituirse como tales. Y es justo en este mes cuando arranca el proceso para que las Asociaciones Políticas Nacionales (APN) y organizaciones ciudadanas inicien las actividades necesarias para constituirse como Partidos Políticos con registro nacional.

 Para ello, deberán notificar al INE su intención de convertirse en un partido político entre el 7 y el 31 del mes en curso. Será un proceso largo que durará más de un año, pues hasta el 2020 sabremos si hay alguna organización que cumpla con los requisitos legales para constituirse como un Partido Político Nacional (PPN). Entre otros requisitos, deberán contar con un universo de 233 mil 945 militantes, 60 mil de los cuales deben cubrir cierta dispersión geográfica, a saber: 3 mil militantes distribuidos en, por lo menos, 20 entidades del país, y 300 militantes en, por lo menos, 200 distritos electorales; además, deberán presentar una declaración de principios, un programa de acción y los estatutos que normarán sus actividades.

 Como novedad, se podrá hacer uso de una aplicación para agilizar la recaudación de afiliaciones y facilitar la revisión de su autenticidad por parte de la autoridad. Dicha aplicación es la misma que utilizaron las y los candidatos independientes en la búsqueda de apoyos ciudadanos en el proceso electoral pasado, pero ahora la APP contará con algunas mejoras para impedir que ocurran simulaciones. Y en los 283 municipios con los índices más elevados de marginación en el país, habrá un régimen de excepción para que las afiliaciones puedan recolectarse en papel, con el fin de que no se vulnere el derecho de asociación de las y los ciudadanos que viven en dichas comunidades.

 Finalmente, de mucha ayuda será para todas las Asociaciones Políticas Nacionales y organizaciones ciudadanas, el Instructivo[3] aprobado por el INE el 19 de diciembre pasado, ya que representa una medida para que todas ellas conozcan con claridad los pasos que deberán seguir para lograr su registro nacional como partidos políticos.

 [1] SUP-RAP-384/2018

 [2] Desde 1991 hasta la fecha, un total 21 Partidos Políticos Nacionales han perdido su registro por los mismos motivos: no alcanzar el umbral mínimo de votación válida emitida.

 [3] Acuerdo del Consejo General del Instituto Nacional Electoral por el que se expide el Instructivo que deberán observar las organizaciones interesadas en constituir un Partido Político Nacional, así como diversas disposiciones relativas a la revisión de los requisitos que se deben cumplir para dicho fin.

Consulta el artículo en El Sol de México. 

RESUMEN