Palabras de Ciro Murayama en el que aprueba el protocolo para la implementación de buenas prácticas en el ejercicio de los recursos del gasto programado

Escrito por: INE
Tema: Consejeras y Consejeros Electorales

Bueno, es que la Comisión de Fiscalización, junto con la de Género, trabajamos con las unidades respectivas, para promover que llegara acatando además un mandato de este Consejo, a esta sesión, el protocolo para la implementación de buenas prácticas en el ejercicio de los recursos del gasto programado para la capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo político de las mujeres.

Este documento pretende ser una guía de orientación para los partidos políticos en el mejor uso y destino de sus recursos, como parte de sus obligaciones en materia de igualdad política, dando respuesta a tres preguntas fundamentales en la elaboración de sus planes anuales de trabajo, cómo planear, en qué gastar y cómo comprobarlo.

La ley mandata a los partidos en el nivel federal, a destinar el tres por ciento de sus recursos ordinarios al liderazgo político de las mujeres, y en las entidades este porcentaje varía.

Lamentablemente, en el pasado hemos tenido malas prácticas de simulación o de desatención en el ejercicio de este gasto, es así que en 2015 de los 225 millones de pesos que los partidos debían destinar a este rubro, dejaron de ejercer 27 millones, y en 2016 tenían que destinar 226 millones y dejaron de ejercer 26 millones. Esto quiere decir que alrededor del 12 por ciento del gasto que tienen etiquetado para impulsar el liderazgo de las mujeres, no se ejerce. Y eso da lugar a que la autoridad sancione, incluso, pues que ese dinero sea multado a los partidos generando, pues un círculo vicioso que parte de una mala organización y terminan lesionándolos financieramente.

El nivel de cumplimiento por partido político es distinto, a nivel federal en donde aparentemente la observancia es mayor, hay partidos que incluso llegan a gastar más de lo que la ley les exige, en el liderazgo de la mujer. Pero tenemos problemas en prácticamente todas las entidades federativas, porque, incluso, partidos que cumplen a nivel federal no lo hacen en el plano local, donde existe una enorme heterogeneidad, por ejemplo, mientras estados como: Sonora, Jalisco, Nuevo León; en promedio los partidos llegan al 99 por ciento del gasto programado, entidades como Tamaulipas y Baja California muestran un cumplimiento de apenas el 17 por ciento.

En las revisiones que hace la autoridad electoral el gasto, hemos encontrado que los partidos llegan a justificarnos como gasto en liderazgo de la mujer: compra de bocinas, mochilas, combustible, detergentes, bordado de blusas, tóner para impresoras, tiempo de aire, pulseras alusivas a las campañas contra el Cáncer de Mama, papelería o incluso, la impresión de la biografía de un líder político hombre; en todos los casos el INE ha rechazado esta justificación de gasto y, pues hemos detectado, desconocimiento del tema de eficiente planeación, ausencia de diagnósticos, objetivos que no están orientados a atender un problema métase en claridad y hay que decirlo con honestidad, problemas de simulación.

¿Qué es lo que recomendamos entonces? Pues que mejoren la planeación, realicen diagnósticos, formulen sus programas anuales de trabajo, para que se ejerza el recurso durante todo el año, y no solo en el último trimestre, que se acerquen con organizaciones de la sociedad civil, con instituciones académicas, expertas en género y equilibren el gasto en los diferentes subrubros en los que además se presentan sugerencias puntuales.

Por ejemplo, estamos sugiriendo en el capítulo de capacitación: que den seguimiento a las mujeres beneficiarias, creen expedientes únicos, concluyan los ciclos de formación que permitan a las mujeres completar los programas estructurados, buscar capacitaciones al nivel nacional e internacional.

En el subrubro de investigación: que se cuente con protocolos de investigación, con estudios novedosos, y en lo que hace a difusión y divulgación: la realización de campañas sobre el ejercicio del poder sin violencia, de acciones afirmativas para mujeres indígenas, líderes comunitarias, etcétera.

Lo que hemos encontrado es que existen fortalezas, amenazas, y debilidades y oportunidades de los partidos políticos en esta materia, entre las fortalezas la buena noticia es que hay una disposición normativa que obliga a destinar al menos el tres por ciento, a invertir expresamente en el liderazgo de las mujeres que tenemos experiencia aculada en el tema, y que cada vez hay más mujeres candidatas; así como en puestos de elección popular que seguramente seguirán dándole importancia y relevancia al tema, como lo veremos en la sesión que sigue a propósito de, pues una muy oportuna reacción en instituciones y en partidos políticos frente al caso de Chiapas.

Entre las debilidades, pues está el incumplimiento de la norma, la falta de perspectiva de género, la heterogeneidad en la conducta de los partidos, la alta rotación del personal en los propios partidos, que implica no tener personal especializado en la materia.

En las oportunidades encontramos la presencia de cada vez más mujeres en cargos legislativos y de gobierno, pero también lo que John King ha llamado una democracia monitoreada, que exige que los partidos transparenten el uso de sus recursos, lo que se complementa con una fiscalización más fuerte que en vez de ser punitiva quiere ser un instrumento para mejorar la vida institucional de los partidos.

De tal manera que lo que estamos proponiendo no es una ruta para seguir repitiendo lo que hemos encontrado, es decir, incumplimiento y sanción de la autoridad. Lo que queremos es a partir de este diagnóstico dar este protocolo, esta guía que además se va a complementar con herramientas para que se puedan cargar los planes anuales de trabajo en el SIF y puedan tener respuestas de la autoridad electoral, a fin de que este recurso no se desperdicie, no acabe en multas cuando debe ser, yo no le llamaría un gasto, sino una inversión en el liderazgo político de la mujer, me parece que es un tema fundamental de la vida democrática, que no hay partido que pueda escapar a un mayor desarrollo y encontrar más espacios para el liderazgo y la participación política de las mujeres.

Y éste es un documento, entonces, que lo que quiere es superar malas prácticas, y construir una sinergia positiva entre autoridad y partidos.

Es todo, gracias.

Versión estenográfica de la intervención del Consejero del INE, Ciro Murayama, en el punto 19 de la Sesión Extraordinaria del 12 de septiembre de 2018, por el que aprueba el Protocolo para la Implementación de buenas prácticas en el ejercicio de los recursos del gasto programado: Capacitación, Promoción y Desarrollo del Liderazgo Político de las Mujeres

-o0o-